UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD. UNA VIDA NUEVA


Nuestro compromiso es acoger, cuidar y ofrecer una nueva vida a cuantas gallinas lleguen hasta nuestro gallinero.
Una iniciativa modesta que pretende fomentar el respeto por la vida de los animales.

¿Por qué acogemos

sólo Gallinas y Gallos?



Rescatar, recuperar, cuidar, acoger y socializar

Son los animales más explotados por y para el consumo humano. Padeciendo generalmente graves enfermedades físicas y en situaciones de auténtica esclavitud y confinamiento.

Las gallinas son los animales de granja con los que menos empatía tiene la sociedad debido a su condición de aves. Vacas, burros, cerdos... al ser mamíferos son más proclives a la socialización con los seres humanos.

Hemos construido las instalaciones ad hoc para las gallinas. Pensando en todo momento en su comodidad, bienestar y, sobre todo, en su felicidad.


Conoce a alguna de nuestras gallinitas

Historias de recuperación, cuidados intensivos, pero sin duda, momentos únicos de cariño y aprendizaje.

Indarra


Raza Euskal Oiloa Beltza. 2008

Indarra es la única superviviente de un ataque de un zorro en un pequeño gallinero del País Vasco. El zorro mató a sus 8 hermanas y un gallo mientras dormían.
A veces se nos olvida que la Naturaleza es la que impone sus reglas y más tratándose de gallineros en zonas rurales

Sufrió una pequeña lesión en el muslo derecho, posiblemente en un intento de escapar del zorro.

Actualmente Indarra está recuperada, y todo ha quedado en un "mal sueño".

Se ha convertido en una de las gallinas más fuertes en el gallinero. Duerme en el palo más alto, es la primera que sale a darse baños de sol, y sobre todo, ninguna picotea el pienso hasta que ella llega. Pobre la gallinita que intenta adelantarse, ¡se lleva un picotazo!

Indarra es una de nuestras gallinas más ancianas y experimentadas.

Bella


Raza Sussex. 2015

Bella llegó al gallinero a raiz de una visita que hicimos a una tienda agrícola para comprar bebederos. Estaba en una jaula, sóla, esperando para su venta, acurrucada en una esquina y apenas le quedaban plumas en el cuello y en la zona de la cola.

No podíamos dejarla ahí, así que la compramos. El precio de su libertad sólo 4,50 €. Aún recordamos los "gritos" de miedo que daba al cogerla y meterla en la caja para su transporte.

Tras varios meses de tranquilidad, recuperó todo su plumaje, y lo que es más importante, ahora es una más del gallinero, está completamente integrada. Atrás quedaron los días en cautividad, objeto de picotazos del resto de gallinas enjauladas.

Hoy es una gallina sana, algo 'regordeta', pero sobre todo es feliz.

Un refugio de Felicidad

  • Son felices porque disfrutan de una alimentación equilibrada y saludable, de base ecológica.
  • Son felices porque campan a sus anchas en un amplio terreno.
  • Son felices porque están protegidas, reciben cuidados y una supervisión continua de su estado de salud y ánimo.
  • Son felices porque hacen ejercicio, picotean, se dan baños de tierra, se arreglan su plumaje y realizan vuelos cortos.
  • Son felices porque respiran aire puro sin contaminación, en medio de un sitio idílico, rodeado de otras aves y del relajante sonido del río.
  • Son felices porque disfrutan de una vida placentera lo cual determina una salud de calidad.
//]]>