Orígenes

¿Cuál es nuestra historia? ¿Cuáles son nuestras motivaciones?

Año 2012.


En el otoño de 2012, en pleno apogeo de la crisis económica global, nos aventuramos a construir nuestro primer gallinero.

La idea yace de la necesidad de dar una vuelta más de tuerca a la huerta que teníamos para consumo propio, y que la cultivamos siguiendo la corriente "ecológica biodinámica". Libre de pesticidas, empleando remedios naturales, fomentando el crecimiento entre plantas beneficiosas entre sí, y trabajando con las energías cósmicas. Esto no es sinónimo de "hippies" modernos, sino animo a descubrir el "Calendario biodinámico" para poderlo comprender mejor.

Y entre col y col, llegamos a las huevos. Tras una reflexión de nuestros hábitos alimenticios, nos dimos cuenta que raro era el día que no comíamos al menos un huevo de alguna forma: en tortilla, frito, rebozado, cocido... y necesitabamos asegurar que la calidad fuese lo más buena posible. Es cierto que solemos adquirir productos ecológicos, pero la diferencia de cultivar para uno mismo frente para un mercado potencial es muy diferente. Las necesidades no son las mismas y mientras las empresas de productos ecológicos persiguen entre otros, como es lógico, beneficios económicos, nosotros invertimos en salud.

El tener un gallinero propio no fomenta el ahorro económico a través de no comprar huevos, puesto que sólo los costes de las infraestructuras (vallas, gallinero, bebedero, comedero, pienso..) supera con creces el coste de comprar los huevos. Pero tenemos muy presente la frase: "somos lo que comemos".

De esta forma, sin conocimientos previos de cría de gallinas ni construcción de gallineros, nos lanzamos a esta aventura.

Año 2014.


Tras dos años de mucho trabajo pero también de mucho aprendizaje, contamos en el gallinero con doce gallinas.

Pero...Algo ha cambiado...

Al principio veíamos a las gallinas como animales sin orden, muy ariscas, con mucho miedo, siempre alerta... pero ahora son agradecidas, hasta incluso podríamos decir que nos tienen cariño. Cada vez que notan nuestra presencia se acercan a donde nosotros, posiblemente esperando alguna recompensa de la huerta (acelgas, lechugas, calabacines, patatas cocidas...).

Hay días que alguna se escapa a la huerta y se queda a nuestro lado mientras trabajamos con la azada, esperando que asome una lombriz para lanzarse a por ella. Son pequeños gestos que nos unen.

Hemos aprendido quién es la gallina lider, cuáles son sus hábitos de comida y sueño, han desarrollado un plumaje precioso, sin duda para aguantar los inviernos sorianos, distinguimos distintos estados de ánimo en función de su canto... Estamos muy sorprendidos. Sin duda, ya son miembros de nuestra familia.

Además, el Gallinero se ha convertido en lugar de "peregrinación" para niños y padres, donde interactúan con las gallinas, se sacan fotos, les dan migas de pan, nos ayudan a coger los huevos...

Año 2015.


Nuestro gallinero ya es conocido como "El Parador", puesto que los que lo visitan comentan que no conocen un gallinero con más detalle y atención que el nuestro.

Hemos comenzado a recibir gallinas de agricultores de la zona, que en vez de sacrificarlas han decidido donarlas para que las cuidemos y tengan una larga vida. Esto es positivo porque nos indica que algo estamos haciendo bien.

Pero sin quererlo, se nos ha ido de las manos...

Cerramos diciembre con más de 30 gallinas en "El Parador". La estampa navideña es increíble, pero los recursos, pienso y agua, comienzan a dispararse. Hemos comenzado a regalar huevos a cambio de la voluntad para intentar cubrir algún costes, dado que los sacos de pienso ecológico no son baratos, y poder seguir manteniendo a todas nuestras gallinitas.

Año 2016.


Hemos comenzado con el proceso de limpia y recuperación de una finca de 5000m2 para construir un segundo gallinero

El objetivo es tener un segundo gallinero más amplio que sirva de lugar donde se puedan recuperar los animales que nos llegan débiles, así como cubra las nuevas necesidades de espacio y recreo que necesiten las gallinitas.

Dentro del recinto de este nuevo gallinero, está proyectada la plantación de varios tipos de frutales (manzanas, perales, ciruelos, cerezos, melocotoneros, higueras..).

Si las condiciones climáticas lo permiten y no hay fuertes heladas, parte de la producción que den estos frutales estará destinada a complementar la alimentación de las gallinitas en un futuro próximo.

Año 2018.


Año Nuevo, Gallinero Nuevo

Hace más de un año que comenzamos con la misión de ampliar El Gallinero con una finca más grande y con mejores accesos, y por fin ¡lo hemos conseguido!

Las nuevas instalaciones están formadas por un pequeño almacen, para herramientas, pienso, y demás "trastos", que es además el centro de cuarentena y recuperación para las nuevas gallinas que lleguen de otros gallineros y/o explotaciones, y de un nuevo gallinero, ubicado en la parte más alta del terreno, donde podrán descansar, dormir y guarecerse en los días de lluvia y nieve.

En el nuevo gallinero, nuestras gallinitas disponen de más espacio para pasear, disfrutar del aire libre, y sobre todo, de estar protegidas de los zorros y garduñas que merodean por los alrededores.

Se han incorporado diversos árboles frutales (manzanos, ciruelos, cerezos...) que harán las delicias de nuestros habitantes en cuanto comiencen a dar fruta. Ya tenemos ganas de ver qué harán cuando vean el color rojo de la cereza o el naranja del níspero. :-)

¿Pueden nuestras gallinitas ser más felices?

//]]>